Mini_header_highlighting
Yves_saint_laurent

Yves Saint Laurent entra al mundo de la belleza para continuar una historia de moda que comenzó en 1961 con la creación de la Maison Yves Saint Laurent cuyos perfumes son su primer firma en el mundo de la belleza para engalanar, sublimar las personalidades fuertes y decididas con un estilo que surge, reflejo de una actitud, de una conducta, de una estela, de la belleza Yves Saint Laurent. Un clasicismo que se alimenta de extravagancias. Un manifiesto a medida.
En la actualidad el sueño continúa, emblema de una marca que brilla en todo el mundo bajo el signo de París, en la subersión y el amor. Si Yves Saint Laurent profesara una religión, su divinidad sería la mujer. Para Yves Saint Laurent la belleza no es sólo cuestión de exigencia, es una actitud, se trata de como seducir. Una promesa de admiración. El lujo absoluto de una personalidad, el aspecto de las heroínas Yves Saint Laurent. Singular. Múltiple. Única. Camaleónica. Aquella para quien la fuerza suprema radica en ser simplemente diferente. Con Ives Saint Laurent la belleza se convierte en un simple gesto. Una mujer que se perfuma o que retoca su maquillaje delante de los demás, que se vale públicamente de la energía de su compromiso. Ver pero al mismo tiempo ser vista. Magnificada como una diosa. <> Yves Saint Laurent. Pasión de alta tensión, la combinación entre una calma delicada. Su máxima es: vivir deslumbrado. Alterar los sentidos. Dejarse llevar por la dulce locura. Yves Saint Laurent es una cuestión de contrastes, de vivir la pasión, revelando temperamento, magnificando la luminosidad del rostro, la intensidad de la sonrisa.La belleza segun Yves Saint Laurent sublima una presencia. Desde Touche eclat a Rouge Pur Couture, se afirma como un gesto primordial entre imagen y fuerza. Es, ante todo, la expresión absoluta de un carácter que se refleja en la piel. Un ritual, un fetiche, una promesa. Capaz de transformar los defectos en armas supremas de seducción... Totalmente Yves Saint Laurent.

EXPLORA LA MARCA