NINA RICCI

LES SORBETS DE LUNA EAU DE TOILETTE

Si deseas agrandar la imagen pasa el mouse encima de la imagen.

Tamaño: 80 Ml

  • 80 Ml 80 Ml
ver más ver menos

NINA RICCI

LES SORBETS DE LUNA EAU DE TOILETTE

LES SORBETS DE LUNA EAU DE TOILETTE

$1,900.00

En Stock

+ 1900 Puntos en BEAUTY CLUB ?
Disfruta de los beneficios de Sephora Beauty Club, el programa de fidelidad que premia tu pasión por la belleza.
MX$1.00 = 1 Punto = Recompensas Exclusivas. Únete desde "Mi Cuenta"
484334

Tamaño: 80 Ml

  • 80 Ml 80 Ml
ver más ver menos

Lo que es:

Les Sorbets de Luna, la nueva fragancia de Nina Ricci; una edición limitada con increíbles notas florares, frutales y un delicioso toque de caramelo.

Familia:

Oriental

Estilo:

Luna es atrevida, cautivadora y en busca de la feminidad.

Notas:

De entrada: Flor de azahar.
De corazón: bayas silvestres.
De salida: caramelo y vainilla.

Momento:

Llegó la hora de sumergirse en la piscina de Nina Ricci, con Les Sorbets.

Historia de la fragancia:

Una botella colorida en forma de una manzana mordida irresistible, con una tapa fresca y dorada, el portal a una nueva edición limitada de Les Belles de Nina. Un capricho floral y frutal creado por el dúo de Christophe Raynaud y Marie Salamagne.

Sobre la mansión:

A lo largo de su infancia, Agatha se va impregnando de la cultura de las formas y los colores gracias a su padre, Juan Manuel Ruiz de la Prada, arquitecto y gran coleccionista de arte contemporáneo. Es así́ como conoce a Tàpies, Chillida y Warhol, a los que empieza a admirar desde muy pequeña. Rodeada de obras de arte y artistas, desarrolla su amor por la cultura y se inculca el esfuerzo y el carácter austero de los artesanos. Su ímpetu creativo, con la ayuda de los mejores fabricantes de cada sector, hace que desde hace unos veinte años la marca que lleva su nombre esté desarrollando y ampliando progresivamente sus ramas de producción: Papelería, joyería, decoración, muebles y perfumería. En 1992, Agatha Ruiz de la Prada hace realidad el deseo de trasladar su universo de líneas, colores y provocación a la más sutil y sugerente de las formas de la belleza, la perfumería. Es así como la artista madrileña crea una fragancia con las características fundamentales de la mujer Agatha: glamurosa, extrovertida y desafiante. La diseñadora lanza Corazón, un canto a la alegría de vivir, que se convierte en el primer perfume de la artista y marca el comienzo de la exitosa asociación con el mundo de la perfumería.

¿Qué más necesitas saber?

Un frasco muy atractivo en forma de manzana azul y matices nocturnos, dedicado a Luna.

Una fragancia irresistible.

Atrevida, cautivadora y femenina