icon-back-left-arrow pinterest facebook twitter menu category explore search bag account store-location order wishlist wishlist-added need-help logout close certified email-subscription red-shopping-bag beauty-pass icon-reward-boutique-desktop

La piel grasa, la pesadilla de cualquier persona, principalmente cuando se acumula y se suman otros factores que ayudan a aumentar la aparición de imperfecciones cutáneas como por ejemplo “puntos negros” o “granos”.

Sin embargo, no todo es malo al tener una piel grasa, ya que ayuda a retener elasticidad y aporta mayor resistencia a las arrugas lo que ayuda a permanecer más joven.

Una piel grasa se caracteriza generalmente por su grosor, poros dilatados, aspecto graso y brillosa. La grasa en la piel aparece cuando las glándulas sebáceas producen sebo de forma excesiva. Este tipo de piel requiere que se tomen precauciones especiales cuando se limpia y cuando se aplica maquillaje, por lo que existen productos especiales que ayudan a evitar la creación excesiva de sebo o grasa.

En Sephora te ayudamos con la selección de productos que al volverlos parte de tu rutina diaria podrás controlar y evitar la piel grasa.

Limpieza

Se requiere realizar una adecuada limpieza de nuestra piel con un limpiador facial suave para eliminar la liberación de impurezas y minimizar el exceso de sebo que se puede generar. Lo recomendable es realizarlo dos veces al día ya que si se realiza en exceso podemos estimular la producción de sebo. Adicional, la recomendación es realizar la limpieza con agua tibia ya que el agua caliente puede secar tu piel o irritarlo.

Después de limpiar tu rostro, utiliza un tónico para cerrar los poros y evitar la creación del aceite de la piel que genera la grasa. Antes de seleccionar uno, valida que dentro de los ingredientes ya que puede contener alcohol o ingredientes refrescantes como cafeína o té verde. Debes aplicarlo principalmente en la zona T (frente y nariz) ya que ahí es donde se encuentra la mayor concentración de grasa.

Mascarillas

Existen mascarillas especiales para tipo de piel grasa, las cuales penetran más profundo para eliminar las impurezas y extraer el aceite de tus poros. Busca mascarillas que contenga ingredientes purificadores como la arcilla e ingredientes calmantes como la manteca de karité o la miel.

Utiliza la mascarilla una vez por semana o si tienes un evento especial, ya que si la utilizas mucho corres el riesgo de secar en exceso tu piel y no olvides que al retirarlas deben quitarse con movimientos circulares suaves y hacia arriba.

Hidratación

Comúnmente se cree que la hidratación no es necesaria para este tipo de piel, pero es totalmente lo contrario, la piel grasa necesita que la hidrates y la protejas de la radiación ultravioleta. Los hidratantes en gel son la mejor opción ya que hidratarán tu piel, evitando mayor creación de sebo.

Evita lociones o cremas frías para retirar el maquillaje ya que están diseñados para hidratar la piel seca y pueden dejar una capa grasosa en la piel, lo cual contribuye a más poros tapados, a mayor grasa facial y tener más acné.

Desmaquillantes

Si por lo general no te desmaquillas por las noches existe la posibilidad que estés obstruyendo tus poros y no permitas que la piel pueda realizar sus procedimientos naturales que hacen lucir tu piel sana al despertar. ¡Así que no olvides desmaquillarte y lavarte la carta después de desmaquillarte!

Papel Matificador

El papel matificador es una de las mejores formas de limpiar la piel instantáneamente, retirando el exceso de grasa y dejándola perfecta durante largas horas, a la vez purifica activamente los poros, ayuda a mantener la piel limpia, refrescada y refinada. Resultan imprescindible antes de volver a aplicar cualquier tipo de maquillaje a lo largo del día. Es una excelente manera de cuidarte de manera fácil y práctica.

Su forma de uso es muy simple, solamente tienes que presionarlo sobre las áreas más aceitosas como la nariz y la frente durante unos segundos de modo que absorba el aceite.

Sephora funciona mejor de modo vertical.